Un tendero apuñala a un niño de 13 años en Torrelavega

0
490

La chiquillada casi acaba en tragedia en Torrelavega (Cantabria) cuando un comerciante, de origen chino, asestó una cuchillada en el pecho a un niño de 13 años que le estaba molestando en su establecimiento, donde se encontraba acompañado de otros menores. El adolescente, de nombre Gonzalo, se encuentra estable después de dos intervenciones quirúrgicas realizadas durante el fin de semana. Su vida ya no corre peligro.

Los hechos sucedieron hacia las 10 de la noche del pasado sábado. Un grupo de una decena de adolescentes, de entre 13 y 14 años, estaban en la tienda de comestibles Xia, en la calle de José Posada Herrera, cuando el dueño del local les pidió que se marcharan porque estaban alborotando. Los chicos no se tomaron bien esa orden y al salir aporrearon el cristal de la fachada del establecimiento. El propietario, de unos 30 años de edad y de nacionalidad china, salió tras ellos a la carrera empuñando un cuchillo de cocina en su mano.

Los chavales echaron a correr en varias direcciones, pero uno de ellos, Gonzalo, cayó al suelo. Según algunos testigos, el propietario del comercio le dio unas patadas mientras estaba en el suelo intentando levantarse. A continuación, le asestó una puñalada en el tórax. La herida provocó una fuerte hemorragia y el menor llegó al hospital Marqués de Valdecilla de Santander en estado muy grave y con una gran pérdida de sangre. La misma noche del sábado fue intervenido para quedar en observación en la unidad de vigilancia intensiva (UVI).

Gran hemorragia

Mientras la víctima era trasladada al hospital, una dotación del Cuerpo Nacional de Policía acudió al establecimiento comercial, cuyo propietario reconoció los hechos y se entregó pacíficamente. El comerciante, que vive en la misma zona, había regresado a su local después de haber cometido la agresión a Gonzalo.

La cuchillada había afectado un pulmón de Gonzalo, que es hijo de un abogado cántabro. Los cirujanos tuvieron que operarle en dos ocasiones. “Los médicos dicen que entró en el hospital al límite; había perdido la mitad de la sangre”, declaró Álvaro, hermano de la víctima al periódico digital HoyTorrelavega. Pero el último parte médico es tranquilizador: el chaval está estable y su vida no corre peligro. El menor juega al fútbol en la cantera de la Gimnástica de Torrelavega.

Fuente:  http://politica.elpais.com/politica/2013/11/17/actualidad/1384725478_972089.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí