Seis acusados de apedrear a la Policía se enfrentan a siete años de cárcel

0
436

A penas de cárcel de hasta siete años y medio se enfrentarán el próximo mes de junio los seis vecinos de Los Colorines acusados de apedrear a los agentes de la Policía Nacional que en mayo de 2014 detuvieron en la calle Tomás Rabanal Brito de Los Colorines a un hombre que estaba siendo buscado por un presunto delito relacionado con el tráfico de droga.

Los hechos que van a ser enjuiciados ahora tuvieron lugar el día 2 de mayo de 2014 cuando los agentes de la Policía Nacional trataban de arrestar a Fernando B. L., un joven que en aquel momento tenía 29 años de edad.

La actuación se llevó a cabo a las 18 horas, pero no pudo concluir como la policía tenía previsto porque el hombre al que buscaban comenzó a gritar que «no iba a acompañar a nadie», según se recoge en el escrito de acusación del Ministerio Fiscal.

El detenido para el que se piden 7 años y medio de cárcel golpeó a un agente en la cabeza con una piedra
Su actitud era «manifiestamente violenta» y en el momento de ponerle los grilletes se revolvió contra los policías mientras pedía ayuda a grandes voces «para evadirse».

En ese momento habría aparecido Joaquín B. V., quien empujó a uno de los agentes para evitar que Fernando B. L. fuera inmovilizado y facilitar su huida. Al tiempo, comenzaron a congregarse en la calle numerosas personas que lanzaron objetos contra los policías.

Con dificultades, las fuerzas de la autoridad lograron introducir en el coche al joven que iban a detener. Pero Fernando B. V., otro de los hombres que se habían congregado en la zona al escuchar los gritos, lanzó contra el vehículo policial un ladrillo que causó daños materiales valorados en 776 euros.
El coche con el detenido abandonó la zona rápidamente, pero eso no calmó los ánimos y persistió la violencia contra las agentes de la Policía Nacional que se habían desplazado para prestar apoyo a sus compañeros.

Sillas, piedras y ladrillos

En el escrito de acusación se indica que tanto el hombre que había lanzado el ladrillo como otras tres personas comenzaron a arrojar sillas, piedras y ladrillos contra los policías.

Como consecuencia de los impactos, uno de los funcionarios sufrió un traumatismo en la rodilla izquierda y una distensión que precisaron 142 días para su curación, mientras que otro de los agentes sufrió una perforación traumática del oído izquierdo que lo tuvo apartado del trabajo 70 días y le ha dejado una secuela valorada en tres puntos.

Otro de los funcionarios que intentaban calmar los ánimos fue golpeado de forma reiterada con una piedra por F. B. V., que en sus reiteradas acometidas le causó al policía una herida en la región occipital, una contusión en la rodilla izquierda, una lesión en el codo derecho y rotura de cuello posterior en el menisco izquierdo. Durante 102 días no pudo trabajar y le ha quedado una secuela valorada en cuatro puntos.

El Ministerio Fiscal concluye que los acusados de provocar estos incidentes cometieron un delito de resistencia a los agentes de la autoridad, un delito de daños y dos delitos de atentado a agentes de la autoridad.

Del primer delito es acusado el hombre que se resistió a ser detenido, para quien se solicita un año de prisión. Mayor es la pena que la Fiscalía propone para el hombre que impactó con un ladrillo contra el vehículo policial. Se enfrenta a tres años de prisión por un delito de daños y al pago de una multa de 4.300 euros.

Del delito de atentado contra los agentes de la autoridad en concurso ideal con un delito de lesiones, un delito de daños, una falta de maltrato de obra y una falta de lesiones, se acusa a las cuatro personas que lanzaron piedras contra los vehículos policiales, entre ellas una mujer. Para cada uno de ellos se propone una pena de tres años de prisión y una multa de 4.320 euros.

Uno de los acusados por ese atentado es Fernando B. V., que se enfrenta a otros cuatro años y seis meses de prisión por otro delito de atentado contra los agentes de la autoridad en concurso ideal con un delito de lesiones.

La Fiscalía también propone que Fernando B. V. indemnice al agente al que golpeó en la cabeza con 8.900 euros por los daños y perjuicios causados.

Los acusados de lanzar piedras contra los otros dos policías heridos también tendrían que indemnizar a los policías lesionados con 6.500 y 8.300 euros respectivamente.

El escrito de calificación solicita por último el pago de una indemnización de 12.000 euros a la Dirección General de Policía como compensación de los daños que sufrieron los coches patrulla apedreados ese día.

 

Fuente: http://www.hoy.es/badajoz/201605/15/seis-acusados-apedrear-policia-20160515001814-v.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí