Un robo al día en el centro

0
469

La Abacería del Sur es una preciosa tienda situada en la calle Lagar, una estrecha calle que comunica Cuna con Puente y Pellón. Tiene buenas ofertas en vinos y vende productos difíciles de encontrar en Sevilla. La estrella es el moscovita de Oviedo, una especie de galleta de chocolate ideal para cualquier regalo. El negocio lleva abierto tres años. Nunca había sufrido un robo. Desde la pasada Semana Santa llevan tres. Su dueño, Andrés Guerrero, ha tenido que cambiar el cierre de seguridad, harto de que se lo destrocen. «Antes me lo dejaba abierto a mediodía. Y alguna vez, como soy muy despistado, me fui a tomar café y me dejé la puerta abierta. Pero ya no. Ya cada vez que salgo cierro todo bien», dice el comerciante.

Los ladrones sólo se llevaron dinero. Ni tocaron los moscovitas ni se fijaron en los vinos. Fueron directos a la caja registradora y sustrajeron la cantidad que había dentro. La primera vez, mil euros. La segunda, sólo 300 y la tercera, nada. Los delincuentes forzaron la persiana tirando hacia arriba hasta habilitar el espacio suficiente para que entrara uno. «Deben de ser muy canijos», dice el abacero.

Y lleva razón, porque tras entrar tienen que pasar por un reducido espacio que queda entre la persiana metálica y una vitrina hasta llegar a una puerta de cristal. Luego tuvieron que partir el vidrio. Una vez rompieron el cristal con la tapa de un husillo cercano, que Guerrero se encontró en mitad de la tienda, tirado en el suelo. Después, entraron sin cortarse con los cristales. «Cuando yo abrí la tienda, al retirarlos, me corté. Eran verdaderas cuchillas». O sin hacerlo demasiado, porque en una ocasión sí que había un resto de sangre en el interior de la tienda. Luego sortearon unos objetos que se quedan por medio hasta llegar a la caja. Todo a oscuras y sin derribar nada.

Todos los robos fueron de noche. La calle Lagar se queda, como casi todo el centro, muerta a partir de las diez. Tenían tiempo, pero seguramente el robo duró sólo unos minutos. En una ocasión, el ruido del cristal al quebrarse despertó a un vecino, que llamó a la Policía, pero los delincuentes lograron escapar. Los robos sufridos por la Abacería del Sur son muy similares a otros golpes que han padecido otros comerciantes del centro. La asociación Alcentro cree que existe una banda formada por tres ladrones que repiten siempre su modus operandi. Los tres fuerzan la persiana de seguridad del comercio elegido, uno o dos entran al interior y van directos a la caja registradora mientras otro ladrón espera fuera, vigilando. Es posible que conozcan los comercios en los que roban, bien porque hayan entrado antes a comprar, bien porque vigilen los movimientos de los comerciantes.

El presidente de Alcentro, Enrique Arias, constata un repunte de los robos en comercios desde el mes de marzo. Esta entidad ha mantenido varias reuniones con la Policía Nacional y Local para que se incremente la vigilancia de las calles menos transitadas durante las noches. La asociación estima que la media de robos es de uno cada noche, si bien de lunes a viernes suele haber pocos y las noches de sábados y domingos son más problemáticas. Ha habido fines de semana que se han dado hasta cuatro casos. Por el modus operandi, podría tratarse de los mismos autores.

En una ocasión, fueron grabados por una cámara de seguridad que los filmó mientras desvalijaban la tienda Aromas Artesanales. Este pequeño negocio ubicado en la calle Lineros fue asaltado la noche del 17 de marzo. Los ladrones actuaron igual que en el caso de la Abacería del Sur. Eran tres. Levantaron la persiana de seguridad hasta forzarla y dejar espacio para que entrara uno. Luego llegaron hasta la caja sorteando los obstáculos del interior y se llevaron unos 600 euros. La alarma sonó pero nadie de la empresa de seguridad contratada por la tienda se presentó. La responsable del comercio, Cristina Prudencio, se encontró la persiana a la mitad cuando llegó al mismo. El cajón de la caja registradora, ya sin dinero, apareció tirado en la plaza del Salvador.

En el vídeo, grabado por una cámara de un comercio de telefonía móvil de origen chino que hay justo enfrente, se llega a ver a un coche de la Policía Nacional que pasa por la calle Lineros mientras hay dos ladrones en el interior de la tienda. Los agentes identifican a uno de los delincuentes que espera fuera, pero no llegan a detenerle, puesto que ni llevaba dinero ni tampoco en ese momento estaba levantada la persiana de seguridad. Luego, una vez que la Policía ya se ha ido, los ladrones salen del negocio y se marchan. Sólo buscaban dinero. Ni siquiera se llevaron el ipad de la comerciante, que lo había dejado junto a la caja. En otra cámara de la misma tienda se ve a los ladrones intentando abrir antes otro negocio de la calle Córdoba.

El mismo modus operandise ha repetido en otros comercios. Dos bares de la cadena Spala, uno en la calle Imagen y otro en la plaza del Duque, han sido desvalijados de la misma forma. Los ladrones se llevaron dinero y también botellas de bebidas alcohólicas. En otras los robos se quedaron en intentos, como en Julietta o en Teresa Tabasco. La Policía niega que haya un incremento de robos y sostiene que el número de delitos está en los niveles habituales del centro. También asegura que no hay ninguna banda organizada, sino que se trata de delincuentes habituales.

 

Fuente: http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/2285376/robo/dia/centro.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí