Prisión sin fianza para el detenido por matar a su pareja en Pontevedra

0
418

El juzgado ha dictado este domingo el ingreso en prisión comunicada y sin fianza para el hombre de 39 años de edad detenido en la noche del viernes por supuestamente haber matado a su novia, de 45 años, en el piso en el que ella residía sola en la localidad pontevedresa de Marín. Durante las tres horas que pasó en el Juzgado de Instrucción número 2 de Marín negó su implicación en el crimen, a pesar de que poco después de su detención había reconocido los hechos ante la Policía Nacional.

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha indicado que el hombre está imputado por homicidio, pero también se le acusa de otros delitos aún por determinar. Fuentes de la investigación han señalado que uno de estos delitos podría ser agresión sexual, pues la víctima apareció sin vida en su piso sin ropa interior.Este extremo aún tiene que ser confirmado por los investigadores, pues la autopsia ha revelado que la fallecida y su presunto homicida habían mantenido relaciones sexuales antes del crimen, pero todavía no se ha podido concretar si se trató de una violación o de relaciones consentidas muy violentas. De hecho, el propio juez todavía no ha podido determinarlo, de ahí que, de momento, su ingreso en prisión sea por homicidio y se trata de establecer si también hubo agresión.

El hermano de Isabel Pérez Fraga localizó el cuerpo sin vida de la víctima en el salón de su casa a las 14.30 horas del jueves y un día y medio después los investigadores habían reunido pruebas para implicar al ahora detenido, M.S.A. Fue poco después de que se le practicase la autopsia a la fallecida en la Delegación Territorial de Pontevedra del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga).

El Juzgado de Instrucción número 2 de Marín, que asumió la investigación, había decretado el secreto de sumario, pero acaba de alzarlo y han trascendido algunos detalles de la autopsia. Oficialmente se confirma que se trata de una muerte violenta, pero fuentes consultadas por EL MUNDO han señalado que la muerte se habría producido la propia mañana en la que se localizó el cadáver, el jueves 26 de diciembre.

La causa concreta de la muerte no se ha desvelado, pero los datos a los que ha tenido acceso este periódico señalan que no hay un único motivo. En el cadáver de la víctima se localizaron contusiones por distintas partes del cuerpo, en especial en brazos y piernas; un fuerte golpe en la cabeza; y signos de asfixia.

Fuentes próximas a la investigación señalaron que no hay un arma que se pueda considera como responsable del crimen y que la víctima no ha sido golpeada por ningún objeto violento, sino que el homicida la habría golpeado con sus propias manos y contra el suelo de la vivienda.

Agresión sexual a su antigua pareja

El hombre, M.S.A., es vecino de Marín y llevaba cuatro meses de relación sentimental con su presunta víctima. El crimen se ha calificado de violencia de género, pero, según matiza la Delegación del Gobierno en Galicia, la fallecida no había presentado ninguna denuncia previa contra él por este u otros delitos. Los vecinos consultados no tienen constancia de peleas entre la pareja y, de hecho, muchos creían que todavía mantenía una relación con su novio anterior, un vecino de Santiago con el que había estado varios años.

El hombre sí tenía antecedentes previos por hechos similares. En el año 2002 había sido detenido por agresión sexual y amenazas a la que entonces era su pareja. Por estos hechos cumplió pena de prisión y, en 2009, cuando salió de la cárcel, volvió a ser arrestado por violencia doméstica, en ese caso, por agredir a su padre y a su hermano, con los que convivía.

Policías nacionales de Marín y Pontevedra, la Policía Científica y la Policía Judicial continúan la investigación para aclarar lo sucedido en la vivienda de la víctima, pues el piso apareció revuelto y el cadáver de la mujer fue localizado en el salón rodeado de un charco de sangre.

El cuerpo sin vida lo localizó el hermano de la víctima tras recibir una llamada de los vecinos del edificio, en la calle Alcalde José del Río de Marín. Un vecino vio la puerta de la casa de la víctima, en el primer piso del inmueble, medio abierta, llamó al timbre durante un largo rato y nadie respondió, de modo que comentó lo sucedido al resto de los vecinos.

Los residentes en el edificio decidieron no entrar ante la sospecha de que se hubiese producido un robo en la casa o de que la víctima sufriese algún problema de salud, pues años atrás había sufrido un derrame cerebral. A través de una familiar, localizaron a su hermano, que se presentó allí poco después y encontró el cuerpo sin vida de su hermana tendido en el salón y rodeado de sangre.

La víctima ya fue enterrada en la tarde del sábado en Marín, pero los agentes no dan por concluida la investigación. De hecho, la defensa del detenido pidió su puesta en libertad después de que éste respondiese a todas las preguntas durante su interrogatorio judicial, pero el fiscal pidió su ingreso en prisión sin fianza al considerar que existe riesgo de fuga.

Registro en ambos domicilios

El cuerpo permaneció en el piso durante cinco horas, hasta pasadas las 19.30 horas del jueves, mientras los investigadores y forenses hicieron un registro completo del domicilio y recogieron pruebas, al parecer, muy valiosas para la investigación. Al día siguiente se practicó la autopsia a la víctima, que se prolongó durante todo el día, pero los agentes ya tenían clara cuál era la línea de investigación más fuerte, su actual pareja.

Esa misma noche se procedió a la detención del supuesto homicida en la vivienda en la que reside, en la calle Fondo do Saco. Tras pasar la noche en la Comisaría, el sábado por la mañana acompañó a la Policía Nacional y a una comisión judicial a realizar un registro en su propio piso, en el que, al parecer, lleva poco tiempo residiendo.

Fuente:  http://www.elmundo.es/espana/2013/12/29/52c058f8268e3e35628b4574.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí