Muere mes y medio después de la brutal agresión de un vecino

0
493

Juan Carlos Leo Arellano, de 34 años y natural de La Puebla de Almoradiel -vivía en Alcázar de San Juan-, falleció el sábado en el Hospital de Ciudad Real a consecuencia de la brutal agresión, con un taburete de hierro macizo, que le propinó un vecino hace mes y medio.

Gema Villanueva, abogada de la familia de Juan Carlos, narró ayer a este periódico cómo sucedieron los hechos. «La agresión se produjo el 27 de octubre -madrugada del sábado al domingo- en un pub de La Puebla de Almoradiel llamado ‘El Cristo’», empezó a relatar. En el citado pub se encontraba Juan Carlos, junto a su pareja y unos amigos. «Estaban celebrando la despedida de uno de ellos, que se iba a trabajar a Lima -Perú-», precisa.

«En un momento dado, a Juan Carlos se le cayó el móvil y tuvo unas palabras con un veintañero de otra pandilla, pero ni siquiera fue una bronca», cuenta Gema, quien añade que todo parecía arreglado cuando ocurrió la agresión: «Pasado un rato, Jorge Novillo, de 25 años y también de La Puebla, que se encontraba con esa pandilla de veintañeros, agarró un taburete de hierro macizo de cuatro kilos y golpeó con él por detrás a Juan Carlos». A la víctima, según la abogada, la avisaron instantes antes de la agresión, por lo que al girarse recibió el impacto de la banqueta en la frente y el ojo izquierdo. «Cayó fulminado al suelo», relata. Eran las cuatro y media de la madrugada.

Tras golpear a Juan Carlos, el agresor «salió huyendo de inmediato y se escondió en la casa de dos amigos, en la cercana La Villa de Don Fadrique -la polícia le encontraría a las seis de la tarde del domingo-». Mientras, una UVI se llevaba a Juan Carlos al hospital más cercano, el de Álcazar de San Juan. Una vez allí, debido a la gravedad de las heridas, «le derivaron al de Ciudad Real, donde le operaron ese mismo día, debido a la masa craneal que había perdido», cuenta la abogada.

Después de esa primera intervención quirúrjica llegarían otras dos más. La segunda también por la masa craneal y una tercera por una hemorragia en el estómago. Finalmente, en su última semana de vida subió a planta. «Era cuando mejor estaba, llegó a reconocer a su mujer y a su familia», pero entonces todo se torció y el sábado fallecía debido a «una hemorragia craneal».

Por su parte, el agresor ha permanecido todo este tiempo en prisión provisional. Cuenta Gema que «no es la primera vez que está en la cárcel». Anteriormente pasó 11 meses, también en prisión provisional. «Fue por dar una paliza en 2009 a los padres de un vecino a los que Jorge y unas 30 personas más fueron a su casa», dice, «y cómo no encontraron al hijo, pegaron a los padres». Le condenaron a dos años, pero «tenía la pena en suspenso». Es decir, que si durante dos años volvía a delinquir volvía a la cárcel. «Por eso cuando agredió a Juan Carlos salió huyendo, porque sabía lo que le esperaba», recalca la abogada. Esta cree que al presunto asesino le pueden caer «entre 6 y 8 años de cárcel».

Juan Carlos era ingeniero de telecomunicaciones y vivía en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) con su pareja desde hace 10 años, aunque se desplazaba a Madrid a diario para trabajar. En señal de respeto, el Ayuntamiento de La Puebla decretó el lunes dos días de luto.

Fuente:  http://www.abc.es/toledo/ciudad/20131212/abci-muere-medio-despues-brutal-201312120932.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí