«Le pegó al policía con el puño en toda la cabeza»

0
457

Una testigo en apariencia imparcial –una vecina asomada a la ventana– del altercado ocurrido entre un Policía Nacional en servicio en Las Palmas de Gran Canaria y el luchador del arte marcial Vale tudo Ricardo S.D. puso en cuestión ayer en el juicio la teoría de este último de que la agresión no había sido más que un desafortunado e involuntario golpe con el que se intentaba defender de una brutal paliza policial.

El luchador, de 31 años, vecino de Guanarteme y con antecedens penales por amenazas y lesiones, había asegurado minutos antes ante la Sección Sexta de la Audiencia que en la noche del 5 de diciembre de 2014, cuando discutía «sin violencia» con su novia a la puerta de un bar en la calle capitalina de Bernardo de la Torre, una pareja de policías que pasaba por allí había parado el coche al ver la discusión, y ante su «desafortunado» comentario «sigan a lo suyo que esto son cosas de pareja», le habían reducido de forma desproporcionada y violenta y se habían ensañado con él a porrazos, haciendo caso omiso de sus súplicas de clemencia hasta que, tratado de librarse de su placaje, se le había «ido el brazo» hacia atrás y había golpeado a un agente con el codo –«sólo para quitármelo de encima», dijo–, provocándole una fractura de la base del cráneo con hemorragia que estuvo a punto de matarlo.

A través de videoconferencia, la vecina que estaba en la ventana aquella noche dio una versión bastante distinta de lo sucedido. Aseguró que lo primero que había visto había sido al acusado «arrinconando» a su novia contra la pared y dándole «un tortazo» en la cara. Apuntó que, cuando llegó al lugar un coche de la Policía Nacional, el acusado se fue hacia uno de los agentes diciéndole que era «amigo suyo», y como quiera que el agente no lo conocía, le advertía «que no siguiera acercándose, pero como no le hacía caso, tuvieron que agarrarlo». La testigo precisó que los agentes habían dado al luchador un único porrazo
con el ánimo de reducirlo.

«Salió despedido». Aseguró que Ricardo S.D. se había zafado del intento de blocaje de ambos agentes y, no con antebrazo sino «con el puño cerrado y de frente», le había dado «un puñetazo» al policía «en toda la cabeza» que lo tiró contra la pared trasera. «Salió despedido», fueron las palabras de la testigo.

El agente se dio con la parte de atrás de la cabeza con un saliente de mármol de la pared, y lo daños fueron severísimos. Empezó a sangrar por la nariz y por los oídos en una secuencia que aún tendrá que aclararse en la prueba pericial forense –el juicio continuará el 19 de abril– y se desplomó en el suelo.
La testigo expuso que, tras el golpe, la novia del luchador, le recriminó la acción diciéndole,«¿qué haces?» y el joven salió corriendo. Sería detenido unos minutos después por los GOIA cerca
de la plazoleta de Farray. La testigo fue categórica al afirmar que el golpe no había
sido con el codo sino con el puño, y sólo contradijo a las acusaciones al afirmar que no oyó al acusado amenazando de muerte a los policías y sí pidiendo clemencia.

Fuente: http://canarias7.es/articulo.cfm?Id=410038

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí