La Policía Local ha precintado más de 70 bares de Sevilla hasta el mes de septiembre

0
498

La unidad de Medio Ambiente de la Policía Local ha precintado 71 bares hasta el pasado 30 de septiembre, la mayoría por la venta de bebidas alcohólicas fuera de los establecimientos y por la venta de alcohol a menores, entre otras infracciones. El precinto es la sanción más grave de cuantas impone la Policía Local, pero no es la única que ejecuta.

Los agentes de la llamada Línea Verde realizan inspecciones no sólo en los establecimientos públicos de hostelería sino que también controlan los ruidos que se generan entre los vecinos, así como las actividades que se consideran molestas según la normativa vigente.

En lo que llevamos de año, la Policía Local ha realizado 1.260 inspecciones a establecimientos, siendo el mes de marzo el más activo en este sentido porque coincide con la Semana Santa y es cuando más incumplimientos se producen. También abril, con motivo de la Feria, fue un mes de mucha actividad por parte de los agentes.

Estas inspecciones, la mitad de las cuales terminan con la apertura de expedientes informativos, hacen un control exhaustivo de los establecimientos, normalmente bares. Así se comprueba la documentación, licencia de apertura, seguro, documento de aforo, hojas de reclamaciones, certificados de manipuladores de alimentos, licencias de veladores, lista de precio. También se hacen controles de aforo, y verifican si se están vendiendo bebidas alcohólicas fuera de horario.

Principales quejas

Uno de los principales caballos de batalla de estos agentes —la mayoría de los cuales realizan su trabajo por las noches y los fines de semana— es el cumplimiento de los horarios de cierre de los bares, así como el control de los veladores, el consumo de bebidas en el exterior, la venta de bebidas a menores, así como la venta de lotes de «botellona».

El control de ruidos lo realizan con la colaboración los técnicos de Medio Ambiente que son los que tienen la potestad para medir con los sonómetros. Aún así, los policías locales (que siempre van de paisano cuando realizan estos controles a los establecimientos para evitar conflictos) verifican que las puertas y las ventanas estén cerradas, además de la concentración de personas consumiendo bebidas procedentes de los establecimientos pero en la vía pública.

Fuente:  http://www.abcdesevilla.es/sevilla/20131115/sevi-precinto-bares-policia-201311142227.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí