La policía investiga la financiación de la yihad a través de la mezquita de la M-30

0
519

Fue bautizada como “Brigada Al Andalus“, y se trataba de una célula terrorista radicada en el mismo corazón de la capital que fue desarticulada en 2014 tras una serie de detenciones durante los inicios de la contienda de Siria.

Según se desprende de las pesquisas policiales y el escrito de la Fiscalía -que solicita para los nueve detenidos ocho años de prisión- los radicales islámicos eran habituales de la mezquita de la M-30 en Madrid, que utilizaban como centro de reclutamiento, adcotrinamiento y financiación, recabando una “recaudación estándar” de díez euros entre los musulmanes que acudían al recinto.

En el domicilio de uno de los cabecillas de la célula, que enviaba combatientes a Siria, se hallaron hasta 1460 euros en metálico, escondidos “en un jarrón, que se encontraba en el mueble” del principal habitáculo de la casa. La acusación establece que este dinero encontrado en la residencia del marroquí Mohamed Khalouk procedería de la recaudación que obtenía de las diversas mezquitas de Madrid, principalmente de la M-30.

Dos de los acusados son musulmanes españoles

La Audiencia Nacional juzgará los hechos en Junio, donde el fiscal apunta a que las conversaciones telefónicas intervenidas a Khalouk dan a entender que la “recaudación estándar en la mezquita de la M-30 entre los musulmanes era de 10 euros”. Además, este modus operandi viene reforzado, según la fiscalía, por el hecho de que en la libreta decomisada al yihadista figurara una lista con nombres, entre ellos algunos de los detenidos, poniendo a su lado “(M30)” y la cantidad de “10 Euros”.

Según la investigación que ha llevado a cabo la Policía Nacional, la Brigada Al Andalus se formó en 2011 para captar “mártires” para la yihad, especialmente en la madrileña mezquita de la M-30, además de para adoctrinar a musulmanes en su visión radical del Islam, y financiar el envío de los nuevos adeptos hasta Oriente Medio.

El fiscal solicita para los detenidos en la Operación Gala -Cuatro marroquíes, dos españoles, un búlgaro y un argentino- ocho años de prisión por integración en organización terrorista, y para Lahcen Ikassien, el “líder carismático” once años de prisión por ser acusado también de un delito de falsificación de documento oficial.

En busca y captura

Al menos cinco de los yihadistas captados por esta célula viajaron a Siria y hay constancia de que dos de ellos —Bilal El Helka y Abdellatif El Morabet— murieron en Alepo en 2012 en una acción terrorista de la organización Jabhat Al Nusra, facción de Al Qaeda. Otro de ellos, Ismail Afalah, es hermano de Mohamed Afalah, huido de la casa de Leganés en la que se inmolaron terroristas del 11-M y que se cree que acabó muerto en un atentado suicida en Irak.

Ismail Afalah y otros dos yihadistas reclutados por esta célula: Hicham Chentouf (quien fue imán de la mezquita de Yunquera de Henares, en Guadalajara) y Navid Sanati, se encuentran en busca y captura junto a otros tres miembros de la red: Omar El Harchi, Mohamed El Amin AAbou y Mohamed Osman Adrabo.

Fuente: http://www.lacuartacolumna.com/la-policia-investiga-la-financiacion-de-la-yihad-a-traves-de-la-mezquita-de-la-m-30/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí