La Guardia Civil sorprende a dos estafadores por revisiones del gas

0
488

La indefensión de las personas mayores que viven solas es terreno abonado para los timadores que se aprovechan del desconocimiento de sus víctimas en según qué servicios, como los de suministros de energía. Esta semana, la Guardia Civil de Aranda conseguía imputar a dos individuos, de 32 y 35 años, como presuntos autores de un delito leve de estafa, al cobrar a un anciano de 84 años residente en una pequeña localidad del Este de la comarca ribereña 150 euros por realizarle la revisión de la instalación del gas y cambiarle unas gomas en la misma.
La visita de estos estafadores se realizaba el pasado lunes al domicilio de su víctima, con tan buena suerte que un familiar del anciano les vio salir del domicilio. Este familiar, al enterarse de que habían cobrado 150 euros sin explicación alguna de lo que habían hecho y sin dejar una factura, hizo una comprobación y pudo constatar que las supuestas gomas cambiadas parecían ya usadas.
Tras dar aviso a la Guardia Civil, sus efectivos interceptaban a los presuntos autores en su vehículo en Quemada, no muy lejos del lugar de los hechos y, tras identificarles, se les imputaba un delito leve de estafa. Estos individuos no era la primera vez que se les relacionaba con hechos similares, contando con una larga lista de delitos parecidos en su historial.
Para dotar a sus estafas de legalidad, se amparan en la cobertura legal de una empresa inscrita en el sector y se personan en los domicilios de personas mayores, sin previo aviso, siempre en el ámbito rural. Una vez en los domicilios, acreditan estar autorizados para una revisión de la instalación, haciéndoles creer que es casi obligatoria. Cuando les permiten entrar a las viviendas, realizan revisiones o pequeñas reparaciones que luego cobran. La estafa consiste en el cobro de cantidades abusivas para el trabajo desarrollado, el tiempo empleado y las piezas sustituidas, sin información previa de la avería y su coste. Este delito, en ocasiones, iba un paso más allá, cuando los presuntos autores, bajo el pretexto de que les precintan la instalación o les cortan el suministro, amenazan a los clientes, que acceden a la inspección y pagan en el momento.
Para evitar estos timos, hay que recordar que con antelación se suele recibir una carta o notificación telefónica de una empresa del sector, concertando una cita para la inspección. Hay que pedir siempre la acreditación personal y de la empresa, ya que ambos deben estar autorizados como instaladores oficiales. Otro consejo es no dejar nunca solos a los operarios y presenciar la inspección, para saber en todo momento el trabajo que están realizando, y nunca pagar en efectivo, siempre mediante ingreso en cuenta bancaria.

Fuente: http://www.diariodeburgos.es/noticia/Z0D8B5B68-AC3D-03C4-E93C956D891A1972/20160226/guardia/civil/sorprende/dos/estafadores/revisiones/gas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí