La Guardia Civil forma a 50 agentes en la toma de huellas

0
505
toma de huellas
toma de huellas

El incremento de robos con fuerza en toda la provincia que se viene experimentando desde los últimos años obliga a la Guardia Civil a actualizarse para optimizar el trabajo de todos sus efectivos. Recientemente, las instalaciones de la comandancia de Pontevedra han sido escenario de un curso de especialización en la que, entre otro aspectos, se han otorgado conocimientos para la toma de huellas dactilares.

Medio centenar de agentes uniformados están ya capacitados para seguir el rastro de los delincuentes en las investigaciones abiertas por robos en viviendas, comercios o vehículos. Estos seminarios permitirán establecer en los cuarteles equipos básicos de inspección ocular formados por funcionarios debidamente preparados para esta función. De esta forma, se consigue liberar de trabajo a los miembros de la Policía Judicial, quienes eran hasta ahora los que desempeñaban estas funciones.

Los cursos fueron impartidos por personal de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Pontevedra. Haber desarrollado estos seminarios permitirá a los agentes de la Policía Judicial establecer unas prioridades y atender en primer lugar los casos más graves, dejando para el resto de las áreas de investigación los delitos más comunes contra el patrimonio. Hasta hace poco tiempo eran únicamente los equipos de Policía Judicial los que soportaban esta carga de trabajo. En adelante son estas nuevas unidades de investigación las que van a hacerse cargo de las inspecciones oculares, recabar pruebas y hacer la captura de huellas que puedan aparecer en los lugares donde se han cometido delitos.

 

Aumento de delitos

La Guardia Civil se refuerza de esta forma ante el aumento de denuncias por robos que han generado una gran alarma social en todo el área metropolitana, especialmente en las zonas rurales. El balance de criminalidad del primer semestre del año pasado puso de manifiesto que la mayor preocupación de las fuerzas de seguridad del estado sigue estando en los robos en domicilios, que no lograron frenarse ese año y que se encuentran, precisamente durante los meses de verano, en su período de máxima alerta. Este año la tendencia continúa aumentando. Según los datos de 2016, hechos públicos recientemente, los robos con fuerza en domicilios han subido, aunque solo un uno por ciento. No obstante, el índice será mayor en el próximo balance, pues en el mes de abril la Policía detuvo a los tres presuntos miembros de una banda por al menos ocho robos en viviendas en apenas unos días.

La Operación Milikitos también supuso el desmantelamiento de una banda de seis delincuentes a la que se atribuyen decenas de robos en locales de restauración de toda la zona sur de Pontevedra. Sustraían las máquina registradoras y recreativas, licores, tabaco y objetos electrónicos. Hasta el pasado mes de marzo, el balance contabiliza 99 asaltos en la provincia, lo que supone algo más de uno al día, una cifra prácticamente similar a la del año anterior, cuando se registraron 98. Las casas habitadas con gente mayor suelen ser un objetivo fácil. Los ladrones buscan un botín rápido aunque sea bajo.

La media de asaltos a viviendas es de uno diario, según el último balance de criminalidad

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/vigo/2016/06/13/guardia-civil-forma-50-agentes-toma-huellas/0003_201606V13C1997.htm

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí