La Guardia Civil detiene a un holandés en Beniarbeig y a un ruso en l’Alfàs reclamados por la justicia de sus países

0
474

En la operación Konradus y durante varios meses, los agentes siguieron la pista  desde la provincia de Málaga hasta la de Alicante de J.M.K.L, traficante y blanqueador de capitales holandés que fue localizado y detenido en Beniarbeig.  Sobre el detenido pesaban dos órdenes europeas de detención y entrega emitidas por Bélgica y Holanda, por varios delitos, entre ellos uno de tráfico de drogas por el envío de un cargamento de 160 kilos de cocaína ocultos en un contenedor de baldosas proveniente de Brasil y aprehendido en el puerto de Amberes en octubre de 2013.

El detenido llevaba residiendo varios años en España, haciendo uso de documentaciones falsas y dedicándose a la comisión de estafas y blanqueo de capitales. Para pasar desapercibido en nuestro país cambiaba con frecuencia de domicilio y no tenía ninguna propiedad a su nombre.

 

Operaciones Tairova y Kovalenko

En ambas operaciones se ha detenido a dos ciudadanos rusos reclamados por su país por distintos delitos económicos y financieros.

F.T. fue detenida en Valencia, en virtud de una orden internacional de detención emitida por Rusia, por un delito de estafa. Estaba acusada de falsificar entre los años 2007 y 2009, contratos de compraventa de acciones de una empresa rusa dedicada a la fabricación de elementos de seguridad en la construcción, cometiendo un fraude en perjuicio de la compañía y obteniendo un beneficio de más de tres millones de euros. Esta persona se había establecido con su familia en España, creando y gestionando varias empresas de hostelería.

Por otro lado, V.K. fue detenido en l’Alfàs del Pi, reclamado por  las autoridades judiciales rusas para su detención y extradición, por un delito de fraude a gran escala en un caso de corrupción empresarial.

Este individuo, actuando como director de la compañía “Biznes Grupp”, dedicada a la venta de equipamiento eléctrico, habría inflado el precio real de una gran cantidad de equipos de este tipo antes de su venta en un contrato a gran escala a la compañía “MOESK”, suministradora de la red eléctrica de Moscú.  Varios directivos de esta última empresa también participaban en el fraude, adjudicando el contrato de compra de equipos a la compañía  “Biznes Grupp”, en una licitación amañada que sólo buscaba el beneficio económico particular de los responsables de ambas sociedades, cometiéndose una estafa y perjuicio económico a la eléctrica “MOESK” por valor de 42 millones de dólares.

Fuente: http://laredcomarcal.com/not/23498/la-guardia-civil-detiene-a-un-holandes-en-beniarbeig-y-a-un-ruso-en-l-alfas-reclamados-por-la-justicia-de-sus-paises/

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí