Imputan a una mando policial por consentir que su marido colaborase con una red de falsificadores

0
464

La Guardia Civil ha imputado a una de las mandos policiales de la Udyco (Unidad de Delincuencia contra el Crimen Organizado) de Galicia por presuntamente conocer y consentir las actividades ilegales que se atribuyen a su marido. Él también es policía y se le acusa de colaboración con la mayor red de falsificación desarticulada en la comunidad.El hombre, M.J.M.D., adscrito a la Comisaría de la Policía Nacional de Vigo, fue detenido este viernes por los delitos de falsedad en documento oficial, estafa, revelación de secretos y omisión del deber de perseguir delitos.Los dos últimos se le atribuyen por supuestamente aportar datos al cabecilla de una red de falsificadores desarticulada el pasado diciembre en la zona de A Pedra de Vigo para favorecer sus actividades ilegales. Los de estafa y falsedad se deben a una investigación diferente y, según pudo saber EL MUNDO, tienen relación con una embarcación náutica propiedad del matromonio.

Según han señalado fuentes de la investigación, la mujer supuestamente estaba al tanto de estas actividades ilegales y del funcionamiento de la red de falsificación y las consentía, de modo que también ella resultó imputada, aunque no detenida. Ella, inspectora jefa de un grupo de Udyco en Vigo, M.J.F.H., no habría cometido los delitos de su marido, pero sí los habría consentido al no actuar en consecuencia.

La operación la desarrollaron este viernes agentes del EDO (Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas) de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Pontevedra y además de detener al policía e imputar a la inspectora también habrían imputado a dos personas más, de los que no han trascendido datos.

La Guardia Civil no informará, de momento, de este operativo, pero fuentes conocedoras del caso han explicado que el hombre fue arrestado a primera hora de la mañana cuando acompañaba a sus hijos al colegio. En el coche iba con él su esposa, pero a ella no se le detuvo y se le comunicó que se presentase en el cuartel de la Guardia Civil de Vigo.

Escuchas telefónicas

Poco después ella se presentó voluntariamente y se le comunicó su imputación por los mismos cuatros delitos que su marido. Además, los investigadores le hicieron saber que su imputación por revelación de secretos y omisión del deber de perseguir delitos se debe al resultado de las escuchas telefónicas grabadas por la Guardia Civil en la investigación que permitió desarticular a la red de falsificadores. Los delitos de estafa y falsedad serían ajenos a esta investigación.

La investigación de la red de falsificadores se prolongó durante meses y permitió detener a J.N.R.R., considerado el principal distribuidor de prendas falsificadas y contrabando de tabaco de A Pedra, que a su vez está considerado el principal foco del contrabando y la venta de mercancía falsa de Galicia.

La operación, denominada Tron, permitió intervenir 60.000 prendas de ropa falsificada valoradas en el mercado ilícito en unos 2,25 millones de euros, así como dar con 8.750 cajetillas de tabaco de contrabando distribuidas desde Portugal.

En este mismo operativo del pasado mes de diciembre fue arrestado un guardia civil por revelación de secretos por supuestamente actuar como soplón de vendedores de falsificaciones para ayudarle a eludir a las autoridades. Tras pasar a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Vigo este agente quedó en libertad provisional.

La detención de estos dos agentes de la Policia Nacional se produce tan solo cuatro días después de que la Guardia Civil arrestase a dos agentes de su mismo Cuerpo en Pontevedra por supuestamente haber actuado como soplones de narcotraficantes. La jueza dejó a los guardias en libertad provisional con obligación de comparecer cada 15 días, pero les imputó los delitos de tráfico de drogas, revelación de secretos, omisión del deber de perseguir delitos y tráfico de influencias.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Galicia rechazaron aportar información sobre ambas operaciones que implican a agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil, pero, a preguntas de EL MUNDO sobre estas recientes detenciones de funcionarios uniformados recordaron que las Fuerzas de Seguridad del Estado «cumplen su función» y «no distinguen» entre las personas a las que investigan o detienen, pues parten de la premisa de que «la ley es para todos igual».

Fuente:  http://www.elmundo.es/espana/2014/02/07/52f53848268e3e92408b4582.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí