Enfrentamientos en la manifestación que cierra la huelga de estudiantes contra el ‘3+2’

0
450

La protesta convocada por el Sindicato de Estudiantes esta mañana en Madrid ha terminado con final amargo. Cuando la marcha ha tocado su final en la Puerta del Sol, un grupo de jóvenes ha prendido una bengala y el caos se ha desatado. Los manifestantes han increpado a los anarquistas que han encendido la bengala, lo que ha provocado la intervención de los antidisturbios. Tras el incidente, el ambiente ha quedado revuelto y pocos escuchaban ya el discurso que la secretaria general del sindicato, Ana García, estaba entonando para poner el broche final a dos días de huelga.

La Policía ha cargado contra los manifestantes, que han salido corriendo por las distintas calles que desembocan en la plaza. Según ha podido saber EL MUNDO, no ha habido detenidos.

La marcha ha partido de la Puerta de Atocha, donde una multitud de personas se ha reunido para exigir la dimisión del ministro deEducación, José Ignacio Wert, y la retirada de sus reformas. Los manifestantes consideran que los cambios en el sistema educativo generados por Wert son un medio para privatizar la educación y abrir una brecha social en nuestro país.

El principal objeto de queja es el decreto 3+2, que pretende flexibilizar los grados universitarios y asemejar España a sus vecinos europeos implantando grados de tres años de corte más generalista y dos de máster.

La convocatoria ha sido apoyada por distintos colectivos, entre ellos, los trabajadores de Coca-Cola, la Plataforma de Afectados por Hepatitis C, Izquierda Unida, Podemos o CCOO. La mayoría de los asistentes eran jóvenes, apenas se han visto rostros adultos. En esta ocasión estaban llamados a los paros los alumnos de instituto y universidad, aunque según, ha informado CCOO, se está negociando la convocatoria de una nueva huelga en marzo en la que participará todo el gremio educativo, incluidos los profesores.

«Ya suficientemente escaso es el programa de los grados universitarios como para reducirlo aún más, y es abusivo obligar a los alumnos a pagar un máster de dos años, ya que muchos no pueden permitírselo», comentaba Santiago, estudiante universitario.

Entre pancartas de «3+2 es caro y clasista» y «aprendiz barato sale muy caro», los jóvenes han denunciado también la subida de las tasas universitarias y los recortes en las becas.

Lucía, estudiante universitaria de 23 años, disfruta de una subvención para realizar sus estudios de magisterio. «Dependo sólo de la beca para estudiar. No soy de Madrid y me paso los veranos trabajando para poder permitirme estudiar aquí. La cuantía de la becas es insuficiente y si me la quitasen, tendría que dejar los estudios», afirma.

Muchos de los asistentes hablaban de que «nos encontramos en un momento crucial porque dentro de poco podremos volcar nuestro descontento en las urnas». Asimismo, se mostraban esperanzados ante la posible derrota del Partido Popular en las elecciones, al que consideran culpable de «la destrucción de la escuela pública».

Fuente: http://www.elmundo.es/espana/2015/02/26/54ef0ca4e2704ecb3d8b4570.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí