El ‘speed’ se pone de moda porque su precio se abarata: los decomisos crecen un 15%

0
470
speed
speed

«El mercado se ha abierto, ha crecido». Con esta simple frase, un responsable de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional resume el auge del ‘speed’, que se ha convertido en una de las drogas sintéticas más consumida en nuestro país. El sulfato de anfetamina, el ‘speed’, también conocido como ‘pinini’ o ‘pitxu’, ha dejado de ser «la droga del norte» para extenderse por toda España. Las incautaciones han crecido, un 15% en un año. En 2013 se decomisaron 284 kilos, por 244 kilos en 2012. Una tendencia que se mantiene desde el año 2008. La anfetanima, en pastillas, también se ha disparado. Los decomisos subieron un 121% en el mismo periodo, al pasar de las 228.000 unidades en 2012 a las 506.000 unidades en 2013. Las Fuerzas de Seguridad del Estado tienen abiertas más de 60 operaciones policiales contra esta droga, según datos de Interior, que demuestran la relevancia que está tomando este derivado sintético entre los jóvenes, sus principales consumidores.

Por poner un ejemplo, de las ocho grandes operaciones que este año ha realizado la sección antidroga de la Brigada Central de Estupefacientes encargada de los sintéticos, seis estaban relacionadas con el ‘speed’. España ya incauta el 6% de toda el ‘speed’ que se aprehende en la Unión Europea, no obstante aún lejos de los países que más decomisan, Reino Unido y Alemania. ¿A qué se debe este auge? El ‘speed’ es más fácil de transportar y su precio se ha abaratado. La cocaína sigue siendo la reina del mercado, pero el kilo está actualmente a 33.500 euros y el gramo a unos 58 euros. El ‘speed’, que también se esnifa y comparte efectos de la coca como la euforia, la excitación, la disminución del cansancio, la sensación de fuerza o la capacidad de concentración, está a 14.940 euros el kilo y a 29 euros el gramo. «Aunque el precio varía según la zona. Sigue estando mucho más barato en el norte de España, y mucho más caro en Andalucía», señalan fuentes de la Brigada Central de Estupefacientes. Sus consumidores suelen ser gente joven, que se mueven en determinadas zonas de ocio nocturno, generalmente policonsumidores que prueban también otras drogas sintéticas, y que buscan un sustituto de la cocaína, más cara. Según Sanidad, los jóvenes se inician en el ‘speed’ a los 15,5 años, la misma edad que para la cocaína.

El 1,7% de los estudiantes de secundaria (chavales de 14 y 18 años) consumen sulfato de anfetamina, según la última encuesta realizada (2012), aunque los adolescentes de 18 años que la toman triplican a los de 14 años. Aunque los expertos destacan que el ‘speed’ se consume más en una franja de edad mayor, entre 25 y 35 años. Las encuestas de Sanidad no están muy actualizadas. La última es de 2011, con datos de 2009. Ya entonces se muestra un crecimiento del consumo del ‘speed’ entre la población de 15 a 64 años. El 3,7% de la población la había probado alguna vez en su vida en 2009, cuando en el año 2001 era el 2,9%. Europa sí da datos más actuales, de 2011 consumía habitualmente ‘speed’ el 1,4% de los jóvenes españoles entre 15 y 34 años. El dato más fiable y actualizado parece ser el de la Policía, que ha detectado más consumo en la calle. España no es fabricante de ‘speed’, solo se importa desde Holanda y se adultera aquíEspaña no es un país fabricante de ‘speed’, ya que los componentes necesarios para su composición necesitan permisos del ministerio del Interior y el control es más exhaustivo. Por eso la cuna de esta droga sigue siendo Holanda y en menor medida Alemania, de donde proceden la gran mayoría de los cargamentos. El último, interceptado en julio, ha supuesto el mayor alijo de esta sustancia aprehendido en España: 144 kilos escondidos en sacos de comida para perros y arcones frigoríficos en un chalé de Guadalajara. Hubo once detenidos, traficantes de cocaína colombianos, que querían aprovechar su infraestructura para ampliar el negocio y traer el sulfato de anfetamina desde Holanda.

Los narcos habían instalado en ese chalé un pequeño laboratorio para manipular la droga. «Y es que en España el ‘speed’ se adultera para obtener más droga», explican en la Brigada. Con esos 144 kilos se habrían podido obtener 2,5 millones de dosis. En 2013, por ejemplo, el 62% de las muestras de ‘speed’ analizadas estaban adulteradas y otro 14% tenía un diluyente del principio activo, «aunque desde el año 2010 se viene observando una ligera tendencia a la baja en la adulteración», señala Energy Control, un colectivo que trabaja para reducir los riesgos de los que consumen este tipo de drogas. En 2010 el 86% de las muestras estaban adulteradas. En marzo, la Policía Nacional encontró en Castro Urdiales (Cantabria) un complejo laboratorio y decomisó 31 kilos de ‘speed’, donde se podía ‘cortar’ la droga traída desde Holanda y obtener más dosis. Aunque también tenían todo el material necesario para intentar fabricar el ‘speed’ Siempre por carretera Estos son casos excepcionales. «Sigue siendo más rentable traer el ‘speed’ desde Holanda que fabricarlo aquí, que requiere conocimientos químicos», señalan las mismas fuentes policiales. Los seis detenidos en Castro Urdiales eran españoles. Son los nacionales, junto a socios holandeses, los que lideran este mercado. Una droga que casi siempre llega por carretera a nuestro país. «Las mafias suelen utilizar empresas de transporte que desconocen la carga. Alquilan los servicios de estas compañías, ocultan la droga y esta llega a España a través de empresas legales que no saben los que traen. Es frecuente en camiones frigoríficos que hacen la ruta de las flores entre Holanda y España». La Brigada Central de Estupefacientes recuerda el caso de cuatro camioneros de Burgos, que vivían en Briviesca, que hacían frecuentemente la ruta entre Holanda y nuestro país transportando flores. Solo uno estaba a sueldo de la organización holandesa y traía el ‘speed’, pero como los cuatro cambiaban los camiones era difícil interceptar la mercancía. Cayó cuando transportaba 100 kilos. Es clave que el ‘speed’ se conserve en frío, para que no se oxide. Los narcos utilizan los servicios de empresas de transporte que no saben lo que llevan Los narcos españoles también usan coches ya preparados por las mafias holandesas, por ejemplo con los huecos de los airbags vacíos donde esconder la droga. También comprando coches para desguaces, cuyas piezas se utilizan en España, una manera de hacer la ruta sin levantar sorpresas.

El ingenio se desarrolla para transportar la droga. La Policía detuvo hace poco a una pareja vasca, novios, que hacían frecuentes viajes a Holanda a bordo de su Mercedes. Habían hecho cambios en el asiento trasero, donde ocultaban el ‘speed’. Oculto en coches de alta gama también iba el ‘speed’ de una organización que la Guardia Civil desarticuló en agosto de este año en Zaragoza. Hubo diez detenidos que pretendían distribuir la droga en las fiestas veraniegas de muchos pueblos de Aragón, La Rioja y Navarra, el norte de España, donde más furor hace el sulfato de anfetamina. Escondían la droga sin mucha cautela, en un doble fondo bajo el maletero. Nuevos componentes El problema de las drogas sintéticas es que los narcos nunca dejan de inventar. Y que hay sustancias legales que sirven para fabricar estas drogas, explican en la Brigada. Por ejemplo, del aceite de sasafrás se obtiene el safrol, unos de los principales precursores para la síntesis del MDMA o éxtasis. Este año, en junio, la Policía intervino en Sant Celoni (Barcelona) una tonelada de glicidato de PMK con el que se podrían haber fabricado siete millones de anfetaminas.

En su informe de 2013, presentado este año, Energy Control asegura que ha encontrado 63 sustancias nuevas en los test realizados en más de 3.800 muestras de drogas.  Es lo que se llama NPS (New Psychoactive Substances), principios activos con efectos similares a las drogas más consumidas, pero de los que se desconocen sus efectos y que no están fiscalizados en las listas internacionales de la Unión Europea. Sirven para adulterar las drogas tradicionales. En España, por ejemplo, se vende metoxetamina como si fuese ketamina, un anestésico que provoca alucinaciones. Se suministraron drogas de la familia de las fenetilaminas como si fueran éxtasis, y una sustancia muy tóxica llamada metilanfetamina como si fuese ‘speed’. También se vendió un analgésico retirado del mercado por su toxicidad, la fenacetina, como si fuera cocaína.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2240142/0/speed-anfetamina/crece-espana-dispara/#xtor=AD-15&xts=467263

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí