El cuerpo de élite de la Policía Nacional cumple 25 años

0
637

El agente se percató de que alguien se había duchado recientemente porque la bañera estaba húmeda. Y la pareja del sospechoso no podía ser porque estaba completamente seca. La posibilidad de que el «objetivo» no había logrado escapar de la casa se transformaba en certeza. El miembro del Grupo de Operaciones Especiales que minutos antes había irrumpido en el chalé observó algo de agua junto a una mesa de billar y al lado de un vestidor. Se adentró y observó uno de los ocho armarios carecía de una característica moldura. Decidieron desmontarlo y se toparon con una habitación del pánico. En su interior estaba escondido Mark Alan Lilley, uno de los delincuentes más buscados por las autoridades británicas, condenado a 24 años de prisión y un experto en artes marciales. Los policías lograron que finalmente se entregara y le pusieron los grilletes en una instantánea que se hizo internacional por las grandes dimensiones del detenido.

Fue el verano de 2013 en el municipio de Alhaurín de la Torre. Un ejemplo del trabajo del GOES, la unidad de élite de la Policía Nacional, que ahora celebra su 25 aniversario y que en Málaga, Granada, Almería y Jaén desarrollan una media anual de medio centenar de intervenciones y un centenar de detenidos.

Liberar a secuestrados, detener a mafiosos, asaltar viviendas, arrestar a asesinos, proteger a personalidades —como a los miembros de la Casa Real o al Papa— y, en los últimos años, neutralizar la amenaza yihadista forman parte de su día a día y la matriz de unas cifras espectaculares a las que se suman la incautación de más de 140 armas de fuego, a las que hay que unir al menos cuatro granadas, unos 200 vehículos y la aprehensión de varios millones de euros.

«Cada vez son más peligrosos», señala uno de los miembros del equipo, quien destaca que estos grupos delictivos incorporan «excombatientes del Este de Europa, bosnios, kosovares, ucranianos, a los que las guerras han ido empujando hacia “abajo”».

«La Costa del Sol no es igual que hace 25 años», apunta uno de los agentes más veteranos, quien sin embargo describe la expansión geográfica del crimen organizado con otra intervención: «Fue en junio de 2012 en la barriada ceutí de El Príncipe, que ahora está tan de moda por la serie. Tenían que hacer una reconstrucción de un crimen en la que tenía que estar presente el presunto autor, un tipo muy peligroso. El problema es que los grupos de Información habían sido alertados de que sus compañeros de banda tratarían liberarlo, por lo que tuvimos que desplazarnos para abortar cualquier intento de fuga».

La presencia de grupos de distintas nacionalidades les obliga a enfrentarse a supuestos delictivos que parecían lejanos, como cuando rescataron a un niño chino que había sido secuestrado por una «triada» para obligar a sus padres a pagar una deuda. El pequeño fue liberado en un espacio subterráneo junto a una piscina.

Yihadismo

Neutralizar el terrorismo yihadista ha sido otro de los cometidos de este grupo que ha cobrado peso en los últimos años. Una de sus intervenciones más recientes en este campo fue el dispositivo para detener en marzo del año pasado al tunecino Chafik Jalel Ben Amara Elmedjeri un supuesto falsificador acusado de proporcionar documentos falsos a los «muyahidines» captados por las células.

La inmensa mayoría de estas intervenciones se saldan sin incidentes. «Trabajamos aliados con el factor sorpresa y una planificación exhaustiva de la actuación en la que se procura no dar ningún margen a la improvisación», aunque en ocasiones, como ocurrió en Fuengirola, cuando uno de los componentes resultó herido de un disparo. El triste protagonista —abatido posteriormente— fue un atracador que se atrincheró en una vivienda y que no dudó en disparar contra el GOES cuando irrumpió en la vivienda. El escudo antibalas y los cascos evitaron una desgracia mayor.

Fuente: http://sevilla.abc.es/andalucia/20150719/sevi-cuerpo-elite-policia-nacional-201507181952.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí