Detenidos ‘Paco’ y el ‘camarada Martos’, los españoles que luchaban contra el IS, a su regreso de Irak

0
456

«En esta región la lucha del proletariado está avanzando. Se lucha contra el fascismo que representa el Estado Islámico. Nosotros venimos a ayudar, como nos vinieron a ayudar las brigadas internacionales en el 36. Sin retribución a cambio». Este es, resumido, el pliego de descargo frente a cámara de alias Paco Arcadio, el pasado marzo, mientras, a 50 metros, los milicianos yihadistas entonaban su letanía de balazos y fuego de mortero.

Ayer, tanto alias Paco Arcadio como Álvaro F. R. -que se hacía llamar camarada Martos- fueron detenidos. Agentes adscritos a la Brigada Provincial de Informacion (BPI) de Madrid arrestaron a Martos como presunto autor del delito de integración en banda armada, cuando abandonaba el domicilio de sus padres, en el populoso barrio madrileño de Vallecas, sin que opusiera resistencia. Ya entrada la tarde, a las 19.00 horas, su compañero de armas Paco se entregaba en las dependencias policiales de Canillas, en Madrid.

Según fuentes policiales, Paco afirmó que se entregaba porque cree que «no ha hecho nada» y porque sabía que había «una orden» contra él. El miliciano español está convencido de que lo que ha hecho «no es delictivo«, según informan las citadas fuentes.

Este joven español, junto a un número indeterminado de compatriotas, decidió enfrentarse con las armas contra la organización también conocida como IS o Daesh. Sirviéndose del caos desencadenado en Siria por los tejemanejes del presidente Bashar Asad y el apoyo a la oposición de Qatar y Arabia Saudí -cuya interpretación religiosa oficial se asemeja a la del IS- el Daesh lleva dos años mortificando a toda la región.

El primer encuentro de EL MUNDO con Paco fue fortuito y con el toque surrealista que conlleva toparte con un paisano en plena zona de guerra. Tomando un té en el cuartel general de las milicias kurdas, en lo alto del monte iraquí de Sinyar, se acercó al equipo de este periódico un joven enfundado en el atuendo de los milicianos kurdos. Destacaba, sobre el fajín, una inmensa hebilla con la hoz y el martillo. «¿Sois españoles?». En el momento de conocernos, el español iba a redactar un comunicado de homenaje a Ivana Hoffman, de 19 años, lesbiana, alemana, de padres africanos y que, como Paco, había acudido a Siria para enfrentarse a las huestes del auto proclamado califa Abu Bakr Bagdadi. Combatían por el Partido Comunista Marxista-Leninista turco (MLKP), que comparte frente en Irak con las kurdosirias Unidades Populares de Protección (YPG).

El MLKP organizó un batallón internacionalista a semejanza, sugerían, de los que participaron en la guerra civil española. Su base está en Sere Kaniye, un pueblo en una región del norte de Siria donde los kurdos han pergeñado una autonomía llamada Rojava. Allí, Paco y otros combatientes han sido adiestrados en el manejo de las armas, y han echado atrás con éxito al IS junto a las YPG.

En las YPG participa la guerrilla Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado como un grupo terrorista según Turquía, y que consta como tal en las listas de la Unión Europea y Estados Unidos. Pero que, por su efectividad contra el IS y su talante no extremista, se han convertido, paradójicamente, en aliados de facto de la coalición internacional anti IS, que lidera Washington. Eso preocupa a Ankara, que teme que, como en Siria, los kurdos de Turquía -que representan el 20% de su población- persigan una autonomía.

El pasado mes de enero, la Policía Nacional localizó en las redes un vídeo en el que dos personas, por su acento españolas, anunciaban su adhesión a la lucha «contra fascismo del Estado Islámico» y en defensa de «los hermanos kurdos». Ambos posaban con el rostro encapuchado y vestidos de militares flanqueados por una bandera comunista y otra de la República española.

«Este joven, como cualquier otro ciudadano español que tome las armas en el extranjero», debe ser detenido y puesto a disposición judicial, explicaron fuentes policiales españolas a este periódico hace dos meses.

Así ocurrió ayer. Ya en las montañas iraquíes, luchando contras el IS, Paco era consciente de la posibilidad de ser detenido. «Es lamentable que el Gobierno español declare estar luchando contra el Daesh y piense en reprimir a quienes verdaderamente luchan», criticó Paco a EL MUNDO.

Algunas estimaciones señalan que hay 400 extranjeros participando junto a las filas kurdas en la guerra al Estado Islámico, una cantidad notablemente inferior a los cerca de 17.000 foráneos que se han unido al IS. Parte de los que luchan junto a los kurdos son una banda de moteros holandeses. Hace meses, cuando tuvo conocimiento de ello, la Fiscalía de aquel país consideró su procesamiento innecesario a menos que «un individuo se sume a una lucha contra Holanda».

A diferencia de los adeptos al Estado Islámico, conjurados para atentar en sus países de origen al retornar del califato, el «brigadista» Paco no manifestó intención de golpear a su regreso a casa. Hablaba de su familia con una tímida congoja. Pidió que le enviasen un libro de Tolkien y otro de Cortázar para matar los períodos de inactividad en el frente de Sinyar que, constató este rotativo, no eran habituales.

En el curso de la visita de EL MUNDO a la base de Paco y el camarada Martos en las montañas iraquíes, durante la que se grabó también un documental para Cuatro televisión, el IS lanzó una ofensiva. El mando kurdo ordenó la evacuación urgente de la prensa, y Paco, junto al resto de milicianos, se quedó en la base de los francotiradores resistiendo el envite de los yihadistas. La última bala de su fusil, o su última granada, llevaba su nombre: «No podemos ser capturados con vida».

Fuente: http://www.elmundo.es/internacional/2015/07/06/559ab273268e3eed708b4589.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí