Cae uno de los cabecillas de un clan histórico del tráfico de drogas y armas

0
429

La Policía Nacional detuvo la tarde del pasado jueves 26 de diciembre en las Tres Mil Viviendas a Francisco Salguero Navarro, de 48 años y con más de 30 antecedentes, uno de los cabecillas del clan de los Mariano, una de las organizaciones históricas dedicadas al tráfico de drogas y armas en el Polígono Sur. Salguero Navarro es el padre del que la Policía considera el jefe del clan de los Mariano, llamados así por el nombre de uno de los patriarcas de la familia. Esta organización es, para la Policía, una de las más activas de la ciudad desde hace años.El arresto se produjo a las cuatro y cuarto de la tarde del pasado 26 de diciembre, cuando una dotación de la Policía Nacional había establecido un control preventivo en la calle Rinconete y Cortadillo, en la zona de la barriada de Murillo conocida como Los Verdes por el color de los edificios. Hace unos años, el Ayuntamiento decidió rotular estas calles, que no tenían nombre, con títulos de obras literarias, en un intento por normalizar la vida en este barrio.

Desde el pasado mes de agosto, cuando murió la niña de 7 años Encarnación Silva Salguero, emparentada con el clan de los Mariano, la Policía establece casi a diario controles preventivos contra el tráfico de drogas y armas en el Polígono Sur. Salguero Navarro se topó con uno de estos dispositivos al volante de una furgoneta Renault de color blanco en la que viajaba solo. No llevaba puesto el cinturón de seguridad, por lo que uno de los policías que formaban parte del dispositivo fue a pararle, según informó ayer la Jefatura Superior en una nota de prensa. El sospechoso pisó el aceleredor y trató de atropellar al agente que le dio el alto, que esquivó la furgoneta pero se llevó un golpe con el espejo retrovisor, que lo derribó y le causó lesiones en el hombro y en el tobillo.

Salguero Navarro se dio a la fuga a toda velocidad y varios policías le persiguieron por varias calles del barrio, como Lazarillo de Tormes, Victoria Domínguez Cerrato, Tío Mariano Vizárraga y Mago de Oz hasta llegar a la carretera de Su Eminencia, donde intentó frenar en seco para que los coches de la Policía que le perseguían se chocaran. A la persecución se habían unido ya varios vehículos de refuerzo, que lograron cortarle el paso y arrinconar la furgoneta contra unos coches aparcados. Una vez allí, empezó a gritar para alertar a los vecinos de las viviendas más cercanas, buscando que éstos se acercaran y le ayudaran a escapar de la Policía.

Uno de los agentes vio como el sospechoso trataba de coger algo del techo de la furgoneta, por lo que se acercó al coche. Salguero Navarro le lanzó un navajazo al cuello, que el policía logró esquivar. El miembro del clan de los Mariano trató de nuevo de coger algo del techo del vehículo y el agente se lo impidió, quitándole la navaja, sacándolo del vehículo y reduciéndolo. Para su detención fueron necesarios varios agentes más, ya que el arrestado mostraba una actitud muy agresiva y se resistió de manera violenta.

Los policías registraron la furgoneta y encontraron en ella una escopeta de doble cañón del calibre 12/70 que estaba oculta en un falso techo fabricado artesanalmente. A esta arma pretendía acceder el detenido cuando los agentes le vieron que buscaba algo en el techo. En el vehículo había también una pequeña cantidad de droga y ocho cartuchos de la escopeta. También se le intervino la navaja con la que atacó al primer agente que se acercó al coche, un arma blanca de 16 centímetros de hoja y que en total mide 37 centímetros.
Salguero Navarro cuenta con más de 30 antecedentes en su historial delictivo y tenía en vigor dos reclamaciones judiciales. Al menos seis de sus detenciones anteriores lo son por tenencia ilícita de armas. Su último arresto se produjo el pasado septiembre, cuando la Policía desarrolló una operación contra este clan en el que cayeron también un hijo suyo y su nuera, que siguen en prisión. La Policía busca ahora a otro hijo suyo, Francisco, a quien consideran el líder del clan.

Prueba de su poder en el Polígono Sur es la amenaza que les lanzó a los policías cuando lo trasladaban al calabozo, a los que pedía que le dejaran fumar en un lugar en el que, evidentemente, está prohibido hacerlo. La frase, que consta en el atestado enviado al juzgado, es la siguiente: «Como no me dejéis fumarme un cigarro os váis a buscar una ruina, no sabéis quién soy yo ni con la familia que os estáis metiendo. Cuando os vea por el barrio os vais a enterar, cabrones, hijos de puta».

El juez ordenó el ingreso en prisión de Francisco Salguero Navarro en cumplimiento de las dos requisitorias pendientes que tenía en vigor. Además, se le han imputado los delitos de atentado a agente de la autoridad, contra la seguridad vial y tenencia ilícita de armas por lo ocurrido el día de su detención.

Fuente:  http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/1677098/cae/uno/los/cabecillas/clan/historico/trafico/drogas/y/armas.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí