Cae una red que blanqueaba dinero del narcotráfico

0
501
dinero del narcotráfico
dinero del narcotráfico

«¿Traer a Europa dos toneladas de cocaína en un velero? Eso no lo hace cualquiera», asevera uno de los agentes que ha liderado un operativo -entre el 21 y el 23 de julio- que se ha saldado con ladetención de 23 personas y la incautación de 2,2 millones de euros en efectivo. La red criminal caída operaba desde tres viviendas de Madrid y coordinaba la distribución y logística del polvo en España bajo la tutela de una importante organización criminal colombiana.

La investigación conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil ha logrado, así, desmantelar la ramificación en nuestro país de una mafia latinoamericana que se beneficiaba de los ingresos del tráfico de drogas. El entramado, conformado por españoles y colombianos,desarrollaba su actividad en un entorno familiar: su núcleo se componía por un matrimonio, sus tres hijas y dos de sus parejas. Los beneficios derivados de la actividad delictiva eran enviados a Sudamérica a través de los locutorios que dos de los detenidos tenían en propiedad. De hecho, los agentes reconocen que llegaron a analizar más de 20.000 giros.

Con tal de obstaculizar el desempeño policial, los criminales aplicaban dos métodos diferentes: o bien empleaban documentación falsa, o bien usurpaban la identidad de terceros. Hasta el punto que en sus domicilios se encontraron 25 carnés de identidad. Todos ellos sustraídos.

Para la recepción de la mercancía y su consiguiente distribución dispensaban un todoterreno equipado con una caleta, que es como se conoce al compartimento oculto -e instalado en la base del vehículo- empleado para esconder, en este caso, el dinero o los fardos de cocaína. Uno de los agentes involucrados en el operativo reconoce que, ciertamente, este tipo de escondrijos son «muy difíciles» de descubrir si no existe un seguimiento previo. «Incluso en un control de carretera rutinario pueden pasar desapercibidos», argumenta.

La intervención de cuatro toneladas de cocaína en los últimos cuatro meses -de los que más de 2.000 kilos trataron de introducirlos vía marítima por Francia- confirmó las sospechas que recaían sobre la organización.

Tal y como informa la Policía, dos de los tripulantes de esta embarcación portaban billetes de avión con destino a Venezuela. Éstos, a su vez, habían sido comprados por dos de los 23 detenidos. Las pesquisas concluyeron que la función que se les encomendaba era la gestión de los vuelos entre países sudamericanos y España. Sus beneficiarios eran personas con antecedentes por tráfico de drogas.

Los más de 100 funcionarios que han participado en esta operación iniciada en agosto de 2014 han registrado 15 viviendas y han intervenido, entre otros artilugios, armas de fuego -un revólver, dos escopetas al uso y una recortada-, joyas, ocho coches valorados en 250.000 euros y una pistola eléctrica. El montante económico registrado alcanza los 2,2 millones de euros, distribuidos en fajos de billetes de 50, 100, 200 y 500 euros.

El fastuoso nivel de vida del eje de la trama, constituido por una familia, mostró una serie de fallas ante las autoridades. Sin participar en ningún tipo de actividad económica regulada -el último trabajo legal conocido se remonta a 1973 y lo realizó el patriarca-, los capturados emulaban los excesos de las estrellas de Hollywood: compraban coches de última gama, se alojaban en suits de cinco estrellas, frecuentaban las tiendas más exclusivas y contaban con servicio doméstico y entrenadores personales.

También llegaron a acumular un patrimonio inmobiliario superior a 600.000 euros. Sus abogados ejercían de testaferros y transferían a los detenidos el dinero necesario para comprar las casas. Acto después, los arrestados donaban las propiedades a sus hijos menores de edad para que figurasen ellos como propietarios, tal y como detallaron ayer las autoridades.

A los detenidos se les imputa un delito de pertenencia a organización criminal, un delito contra la salud pública, un delito de tenencia ilícita de armas, un delito de falsificación, un delito de usurpación del estado civil y un delito de estafa. La investigación y posterior desmantelamiento de la red la han llevado a cabo la Brigada Provincial de Policía Judicial, perteneciente a la Jefatura Superior de Policía de Madrid, y el Grupo de Blanqueo de Capitales de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

Fuente: http://www.elmundo.es/madrid/2015/07/30/55b9f4fdca4741fb1c8b4572.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí