AEGC vincula las agresiones en la frontera a la falta de guardias civiles

0
423
falta de guardias civiles
falta de guardias civiles

La Asociación Española de la Guardia Civil (AEGC) vincula los episodios de presión que se están produciendo en la frontera del Tarajal con la falta de una plantilla en condiciones. En esta semana dos casos de agresiones han terminado en los tribunales, pero se cuentan por decenas los enfrentamientos a pie de frontera vinculados todos ellos con el tráfico de mercancía.

La asociación ha reclamado que este tipo de hechos sea abordado “con interés y claridad” para que los ciudadanos comprendan lo que pasa en la frontera y no se queden con lo anecdótico que no abarca la gravedad de estas situaciones. “Está muy bien eso de implementar medidas de seguridad en el puerto con más guardias civiles y policías, pero si quito de un lado, falta en el otro y eso provoca también inseguridad”, lamenta la asociación, que pone en evidencia la falta de efectivos suficientes en una frontera que soporta una de las mayores presiones de tránsito de personas conocida a lo que se le añade los intentos constantes de tráfico de mercancía.

“Las largas esperas de los porteadores y las restricciones que tienen los ponen nerviosos y ante cualquier inconveniente surge el problema”, expone la AEGC. Dos compañeros sufrieron lesiones de carácter leve esta semana, pero ha habido situaciones de mayor gravedad. La asociación traslada que los mismos implicados les comentan “que no les pasa nada cuando son puestos a disposición judicial. Esos son los comentarios que hacen los porteadores que esperan pacientes y ven que otros se ponen agresivos o no respetan las instrucciones que les dan los guardias civiles. Nos dicen que les mandan que insistan en los intentos de salida con la mercancía porque no les va a pasar nada, que si tienen problemas al otro día estarán en la calle. Les resulta mejor así que quedarse sin comer”.

guardia-civil-frontera-1

Las dos agresiones ocurridas en menos de 48 horas son las que han trascendido mediáticamente, pero hay más: no solo físicas, también verbales y constantes. Para la AEGC resulta “inadmisible que en un lugar por el que pasan miles de personas exista tan poca plantilla para inspeccionar o identificar. Nos referimos a la aduana del Tarajal y de igual manera a los pasos por los polígonos, porque en el enfrentamiento del guardia que fue lesionado esta semana en el dedo estaba solo en el momento de la intervención. Solo en un lugar en el que surgen problemas constantemente y en donde los nervios están a flor de piel”, matiza.

AEGC reclama una mayor implicación por parte de la Delegación del Gobierno a la que exige que insista ante Interior en sus peticiones de mayores medios humanos, por cuanto faltan guardias civiles “para las muchas labores que tenemos encomendadas en Ceuta”, explica. “Las carreteras están abandonadas y por determinados lugares parecen circuitos de carreras. No es una causalidad los continuos accidentes y vuelcos de vehículos en una ciudad en la que no se puede circular a más de treinta kilómetros por hora. No es normal que la carretera del Hacho esté convertida en circuito de motoristas alocados, pero es que no hay patrullas, ni radares para controlar. Y eso pasa en todas las carreteras de Ceuta. Ir a Benzú, Hacho y otros lugares de la ciudad a determinadas horas es jugarte la vida. Esto que decimos está en boca de todos los ceutíes, pero desgraciadamente nadie se queja”.

La falta sangrante de agentes no solo es expuesta por la propia asociación. La cúpula de la Benemérita en Ceuta ha evacuado informes a la Dirección aludiendo a una falta clara de agentes, que intenta ser suplida por GRS y USECIC aunque sigue habiendo vacíos.

guardia-civil-frontera-2

“La falta de guardias civiles en Ceuta es una vergüenza y no nos vale quitar a guardias civiles de la compañía rural para que pasen a hacer servicio en el puerto para reforzar. Nos vale que vengan guardias civiles y cada uno se ocupe de su cometido y que ese cometido se realice con el éxito que caracteriza a la guardias civiles y, por supuesto, con la seguridad que debemos tener para el ejercicio de nuestras funciones. Es inadmisible que uno o dos guardias civiles controlen a miles de personas o zonas de especial atención y eso pasa en Ceuta. Lo niegue quien lo niegue”, reseña.

“Necesitamos más agentes para que la gente pueda circular por la carretera sin miedo a los locos del volante, necesitamos guardias civiles para el puerto y la frontera. Necesitamos una USECIC en Ceuta como ocurre en todas las comandancias, una unidad para atender las distintas necesidades que pueden surgir en determinados lugares sin necesidad de desvestir a otras unidades”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí